Valoración del inicio de curso para la enseñanza del aragonés en las escuelas

Siguiendo la dinámica del curso pasado emprendida por el Departamento de Educación e impulsada a través de la Dirección General de Política Lingüística, continúa aumentando la oferta educativa de aragonés en centros escolares públicos donde se solicita su enseñanza y también continúa aumentando el número de alumnado gracias al esfuerzo continuado de los docentes por ofrecer una educación de calidad.

Por fin se ha normalizado la elección de docentes de esta lengua en educación secundaria con la creación de una lista de interinos que cubran estos puestos, de forma que se eviten las suspicacias que por desgracia acompañan a estas plazas por la alegalidad en la que se encuentran (imposibilidad de ser cubiertas por funcionariado fijo a través de oposiciones).

En el lado negativo, el Departamento de Educación continúa impidiendo a nuestro colectivo la posibilidad de acceder a todas las plazas de profesorado interino en igualdad de condiciones que el resto de compañeros. Se lleva años reclamando tanto desde nuestra asociación como de algunos sindicatos, pero inexplicablemente continúan convocando las plazas de aragonés con antelación al resto de especialidades (catalán, primaria, infantil, música, inglés, educación física, francés…) impidiendo la libre elección de especialidad al inicio del curso que sí pueden realizar el resto de candidatos en función de sus necesidades profesionales y familiares. Esperamos que en el curso siguiente por fin se regularice la situación.

Nos han llegado noticias de situaciones irregulares en algunos centros, que aprovechan la plaza del especialista de aragonés minimizando las horas dedicadas al área (incumpliendo la ratio establecida de alumnado) y dedicándolas a realizar apoyos en otras áreas del currículo.

También se dan casos de colegios donde no se informa a las familias de forma correcta cuando se abre la matrícula, de cara a que conozcan la existencia de la oferta educativa en aragonés. Así es imposible planificar las necesidades horarias y al final nos encontramos con plazas que no pueden atender a toda la demanda de los centros por no disponer de una jornada adecuada que llegue a todos los cursos.

Continúan por parte de algunos miembros de las comunidades escolares los reparos con respecto a que se oferte aragonés. Es una situación incomprensible cuando se puede cursar de forma voluntaria y hay disponibles alternativas al área. No entendemos qué beneficio les supone el tratar de impedir el derecho de asistir a clases de aragonés a aquellas familias que desean que forme parte de la educación de sus hijos.

El lento proceso de normalización del área dentro del currículo y sistema educativo aragonés también hace que su encaje dentro de los horarios sea dificultoso, dificultándose que sea un área más evaluable. Todavía son bastantes los centros que dejan al aragonés fuera del horario escolar, con lo que, por ejemplo, se impide la posibilidad de acceder a esta enseñanza a alumnado transportado.

Anuncios

Valoración de la enseñanza de aragonés en las etapas de educación infantil y primaria durante el curso 2016-2017

Tras la finalización del curso, desde la asociación Mayestros d’aragonés queremos realizar las valoraciones pertinentes sobre el desarrollo del mismo con respecto a las clases de lengua aragonesa en los centros públicos de la comunidad.

Lamentablemente todavía nos hemos encontrado con situaciones de discriminación y acoso lingüístico contra docentes y familias en algunos centros. No concebimos que aún se den casos de personas que son perseguidas por querer aprender o enseñar una lengua minoritaria y más cuando es de carácter voluntario. Defendemos el derecho a que cada familia decida la educación que quiere para sus hijos, respetando la opción de no escoger el aragonés. Pero también exigimos que se respeten los derechos tanto de las personas que quieren la enseñanza del aragonés en su centro como de los docentes que la imparten.

En cuanto a los programas del Departamento de Educación para la promoción de las lenguas minoritarias de la comunidad, el Programa Luzia Dueso ha seguido sin cubrir las necesidades de las escuelas que imparten clases de aragonés. La mitad de las actividades se han destinado a centros fuera de las zonas de uso histórico o que no tienen el aragonés dentro de su oferta educativa. Mientras, las escuelas que sí lo tienen, se quedaron sin actividades para todas las localidades. A pesar de que la Dirección General de Política Lingüística resolvió este déficit, la improvisación ha dificultado el poder realizar con suficiente antelación y planificación las actividades programadas. Esperamos que de cara al curso que viene, una vez que el programa tenga una dotación económica adecuada (el programa llevaba varios años sin presupuesto a causa de la dejadez del responsable del programa en la anterior legislatura), por fin puedan ser atendidas las necesidades de todas las localidades donde se imparte aragonés.

Por otro lado, la Dirección General de Personal de la DGA continúa tratando como funcionarios de tercera a los docentes de la lista de interinos de aragonés. Un año más impedirá que estas personas puedan tener acceso igualitario a todas las plazas de interinos de las especialidades en las que están habilitados (primaria, inglés, música, infantil…) y que se ofertarán a finales de julio. Obligados a tener que elegir una semana antes, y sin estar garantizado que hayan salido los listados definitivos que rigen el orden de elección de plazas de los docentes, habrán de decidir en inferioridad de condiciones. Sin embargo, cualquier persona interina que pertenezca a cualquier otra especialidad, podrá elegir por cual de ellas trabajará este curso. A pesar de que sindicatos y asociaciones llevan años reclamando un trato igualitario, La Dirección General de Personal continúa haciendo de menos a este colectivo aquejado de inestabilidad y precariedad laboral permanente. No olvidemos que además tampoco pueden acceder a una carrera docente de calidad al no haber posibilidad de acceder a oposiciones. Obviamente, tampoco es la situación adecuada para mantener programas de actuación educativa a largo plazo para una lengua que está en grave peligro de desaparición.

Por último, no queremos dejar pasar la oportunidad de hacer notar nuestro profundo descontento con el bochornoso espectáculo al que han sometido al aragonés una vez más tres asociaciones privadas que están enfrentadas desde hace una década por el control normativo de la lengua. Invitadas por la Dirección General de Política Lingüística a un proceso de convergencia del que saliera una normativa gráfica única que acabara con el cisma provocado por estas entidades en torno a la grafía, aceptaron participar y adquirir una serie de compromisos que ayudaran a la pervivencia del aragonés facilitando su enseñanza.

Sin embargo, parece ser que durante todo el proceso ha habido continuas trabas y escasa implicación para llevar a buen término la iniciativa. La no aceptación de los compromisos adquiridos por escrito desacreditan la palabra y la poca credibilidad que pudiera quedar a estas entidades. Igualmente pone en duda el supuesto compromiso que dicen tener con el aragonés. Son organizaciones que representan exclusivamente a sus miembros y a sus intereses privados. Los enfrentamientos personales que se dan entre varios de sus miembros llevan años generando un ambiente tóxico e irrespirable que perjudica gravemente al aragonés.

Quizás ha llegado el momento de que las instituciones públicas aparten definitivamente de cualquier iniciativa en torno a esta lengua a estos colectivos. Con sus posiciones inmovilistas y actitudes que imposibilitan el proceso de promoción y conservación del aragonés entre sus hablantes, dificultan el trabajo para preservar lo que queda vivo (si todavía es posible). Si se quiere salvar al aragonés de su probable desaparición, es necesario el concurso de todos los agentes implicados, dando muestras de cesiones y de buena voluntad para llegar a buen puerto dejando atrás sectarismos.

Como colectivo dedicado a la enseñanza del aragonés rechazamos estas actitudes pueriles y luchas de egos que llevan años secuestrando a esta lengua de las personas que lo han conservado. Ciegos por los odios y personalismos a los que han llegado, arrastran a su pozo cualquier intento de tener una imagen seria como lengua. Impiden que su enseñanza sea tomada como algo importante para las pocas personas que todavía conservan el uso del aragonés como lengua habitual en sus familias y localidades.

Nuestro compromiso sigue siendo apostar por el aragonés al margen del circo creado por los enfrentamientos de estas asociaciones, trabajando día a día en el terreno, conociendo las dificultades, esforzándonos en transmitir al alumnado amor por su lengua y poniendo empeño en que una lengua milenaria no muera en medio de un lamentable espectáculo digno del peor programa de telebasura.

Un inicio de curso mejorable para el aragonés en las escuelas

Con el comienzo del curso 2016-2017 hemos podido constatar que la oferta de plazas para docentes de aragonés ha venido acompañada de un aumento de las mismas, con la consecuente mejora en las condiciones de trabajo. Sin embargo, el Departamento de Educación continúa impidiendo a nuestro colectivo la posibilidad de acceder a todas las plazas de profesorado interino en igualdad de condiciones que el resto de compañeros. A pesar de que desde algunos sindicatos ya se les ha advertido reiteradamente sobre este hecho, inexplicablemente continúan convocando las plazas de aragonés con antelación al resto de especialidades (catalán, primaria, infantil, música, inglés, educación física, francés…) impidiendo la libre elección de especialidad al inicio del curso que sí pueden realizar el resto de candidatos en función de sus necesidades profesionales y familiares.

Tampoco es comprensible que todavía exista reparos en algunos centros con respecto al área de aragonés dentro de su oferta educativa. Hablamos de la lengua propia de un buen número de localidades del Alto Aragón, que además es lengua materna de parte del alumnado. El poder asistir a clases de aragonés es un derecho que tienen aquellas familias que desean que forme parte de la educación de sus hijos, y un deber de la administración educativa ofertarlo, como se hace con el resto de lenguas que se hablan en nuestra comunidad. Siendo un área optativa, no entendemos por qué hay presiones en algunas localidades para impedir que el alumnado pueda cursar esta área si así lo quieren algunas familias.

Igualmente no es de recibo que a docentes que se asignan al desempeño de estos puestos (los cuales cuentan con más de una especialidad de magisterio) no se les considere como uno más en la estructura de algunos centros y se les facilite su tarea. Como miembros del claustro, tienen los mismos derechos y obligaciones. Su trabajo y disposición es un aporte extra para mejorar el funcionamiento de las escuelas, y no tiene ningún sentido no aprovecharlo para el bien del alumnado.

El lento proceso de normalización del área dentro del currículo y sistema educativo aragonés también está provocando dificultades a los centros. Sin una normativa de introducción clara, las escuelas se encuentran con constantes requerimientos por parte de la inspección educativa con respecto al área. Es paradójico que la misma administración que no está regulando como debe el funcionamiento del área y su implantación en las escuelas, esté al mismo tiempo exigiendo documentación y organización en esta cuestión. No es normal que a día de hoy todavía no tengamos claro si se podrá evaluar el área de forma normal este primer trimestre.

Otro aspecto a mejorar es el de los cambios provocados por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón con respecto a los horarios de religión/valores en primaria. Después de que los centros tuvieran organizados los horarios, se vieron obligados a reestructurarlos para volver a ofertar 90 minutos de religión/valores, teniendo que quitar tiempo a la ya exigua única sesión semanal de aragonés. Llevamos años sufriendo a nivel general una constante inestabilidad e improvisación en el sistema educativo provocado por la vergonzante falta de voluntad de los diferentes partidos políticos para llegar a un acuerdo que garantice un marco legal estable.

Es muy difícil poder dar una enseñanza de calidad, sea con el aragonés, sea con cualquier otra área, cuando la administración está torpedeando con cambios constantes y decisiones contradictorias la organización y los proyectos educativos de nuestras escuelas, demandando modificaciones continuas a programaciones y otros documentos de centro. Al final, sólo consiguen impedir que los docentes podamos dedicar el tiempo a lo que de verdad importa: nuestro alumnado.

Carta abierta de los maestros

En el Periódico de Aragón

La asociación Mayestros d’Aragonés, envía una carta abierta a Luisa Fernanda Rudi, senadora y presidenta del PP de Aragón, en relación a unas declaraciones que esta realizó insinuando que los maestros de aragonés eran designados por su proximidad a CHA. En la carta, los maestros muestran su malestar y aluden a los procesos públicos de selección que realizaron para optar a las plazas.

Asociación en defensa de la enseñanza del aragonés en educación infantil y primaria